Las exportaciones de países de América Latina como México y Chile están creciendo un 250% al año; de hecho, han pasado de 154 toneladas en 2012 a más de 25.000 toneladas en 2016.

El aumento del apetito de China por los aguacates, impulsado por la creciente clase media del país, que cada vez cuida más su salud, ha hecho que este producto, del que apenas se hablaba hace unos años, se convierta en la estrella de las frutas que importa el gigante asiático.

Las exportaciones de países de América Latina como México y Chile están creciendo un 250% al año; de hecho, han pasado de 154 toneladas en 2012 a más de 25.000 toneladas en 2016.

«La gente presta cada vez más importancia a un estilo de vida saludable, y los aguacates encajan perfectamente en una dieta sana»,

explica Zhang Hui, director de ventas de Fruitday, una página de pedidos de alimentos online.

Adaptación

Incluso las cadenas de comida rápida occidentales como KFC y McDonald’s se han visto obligadas a adaptarse al cambio de hábitos de sus consumidores más fieles. El mes pasado, Yum China, que gestiona 5.000 establecimientos de la cadena KFC en el país, lanzó un menú «especial aguacate» con hamburguesas y wraps de pollo aderezados con salsa de guacamole.

La iniciativa pretende mejorar la imagen de empresa saludable de la cadena de comida, que importa la fruta de moda de México.

«Los aguacates se asocian con un producto de calidad y saludable»,

explica Joey Wat, director de operaciones de Yum China. La promoción de la empresa, que ofrecía el menú durante tres semanas, tuvo que terminar antes debido a la alta demanda.

China no tiene prácticamente experiencia en el cultivo de aguacates, lo que significa que las importaciones dominarán el mercado durante los próximos años.

México comenzó a exportar al gigante asiático en 2011; dado el aumento de la oferta, los precios del aguacate han bajado más de 20 renminbi por pieza a 15 renminbi.

«Antes esta fruta era casi desconocida en China»,

recuerda Alejandro Salas, un comisario de comercio mexicano que trabaja en Shanghai. En su opinión, la demanda china ayudará a su país a reducir su dependencia de EEUU, su principal mercado. China va camino de convertirse en su segundo mercado, teniendo en cuenta la clase media y el nivel de aceptación del aguacate en el país, cree Salas.

Las autoridades mexicanas han organizado llamativos eventos para promocionar la fruta en China, en los que se enseñan recetas a los chefs. A pesar de todo, Chile adelantó a México el año pasado en número de exportaciones al país. Chile cuenta con la ventaja de tener un acuerdo de libre comercio con China, mientras que México paga un arancel del 10% a las exportaciones de frutas.

Por su parte, Perú también disfruta de un acuerdo de libre comercio con China. De hecho, Fruitday importó este mes la primera remesa de una variedad de aguacates peruanos conocida como «Big Mac» por su gran tamaño.

Además, parece que las empresas chinas buscan hacerse con activos extranjeros para tener su propia producción. La empresa de piensos para animales Shenzhen Kondarl anunció el mes pasado que estaba a punto de finalizar la compra de la mayor granja de aguacates de Australia, por la que pagará mil millones de euros.


NOTA POR:

TOM HANCOCK – FINANCIAL TIMES (Traducción por EXPANSIÓN)

Categorías: Informativa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *