Biofertilizantes elevan producción en suelos áridos y con salinidad
26 octubre, 2017
Grupo Lucava recibe premio a las mejores empresas mexicanas
6 diciembre, 2017

Cempasúchil, flor para… los vivos.

La flor de cempasúchil (del Náhuatl Cempoalxóchitl) es símbolo representativo de las fiestas que las y los mexicanos celebramos a principios de Noviembre.

Originaria de México y habita en climas cálido, semicálido, seco y templado; Arraigada en el folclor de México, la simbólica flor de cempasúchil se usa como decoración y ofrenda a los difuntos, marca el camino que las almas deben seguir para llegar con sus familiares a los altares que les han levantado en su honor.

A unos días de la llegada de Todos Santos, la producción de cempasúchil en Puebla, estado que ocupa el primer lugar en producción, se estima será superior a 11 mil toneladas.

Este ícono de una de las más bellas tradiciones mexicanas se siembra en más de mil 301 hectáreas y dejará una derrama económica de 31.7 millones de pesos, para la entidad poblana.

Además de Puebla, otras entidades donde se produce el cempasúchil son el Distrito Federal, Oaxaca, Estado de México, Morelos, Guerrero, Hidalgo, Coahuila, San Luis Potosí, Tlaxcala y Michoacán.

SAGARPA.

Pero además de ser la flor de los muertos se han encontrado múltiples beneficios de la flor de cempasúchil:

Cempasúchil en la medicina tradicional mexicana

La referencia más antigua se encuentra en el Códice Florentino, del siglo XVI donde se señala como ceremonial y estética. En el mismo siglo, Francisco Hernández relata que “las flores mezcladas con miel, curan la debilidad de los ojos y aun las nubecillas y leucomas”. – UNAM

Se utiliza para padecimientos principalmente digestivos entre otros:

  • Empacho
  • Diarrea
  • Cólicos
  • Indigestión
  • Afecciones Hepáticas
  • Bilis
  • Indigestiones
  • Fiebre
  • Tos
  • Gripe
  • Fiebre
  • Insomnio
  • Etc.

Nuevos descubrimientos en la agricultura:

Científicos del Instituto de Horticultura, de la Universidad de Chapingo investigan propiedades del cempasúchil (cuyo nombre científico es Tagetes) para el control de plagas. Desde abono para control de nemátodos, hasta extractos como repelente e insecticida.

“De las especies de cempasúchil llamadas Tagetes erecta y Tagetes patula se puede extraer abono orgánico para tierra de cultivo, no sólo para mejorar la calidad del suelo, sino para controlar los nematodos —gusanos redondos— en cultivos de piña, fresa, papa, gladiola y en general en áreas hortícolas o florícolas.  También se pueden aplicar extractos acuosos y polvos de diferentes partes de la planta (raíces, tallos, hojas, flores y de toda la planta) para repeler o matar insectos, según el caso, se pueden usar en cultivos en pie o en granos almacenados” – Miguel Ángel Serrato Cruz, Investigador de la Universidad de Chapingo.

 

Con todos estos beneficios como parte de nuestra nueva línea Biorracional, Grupo Lucava tiene para ti Retrix4, extracto de tagetes compuesto a base de terpenos y piretrinas que atraviesan fácilmente la cutícula del insecto, paralizando por completo el sistema nervioso. Sus componentes provocan hipersensibilidad a los estímulos externos, ocasionando convulsiones, inmovilidad en músculos y muerte de los insectos. Obstruye y altera el impulso nervioso en las neuronas mediante la interferencia del movimiento de los iones Potasio y Sodio, por lo que presenta altamente el efecto del “Knock Down” que ocasiona que el insecto apenas entre en contacto con las superficies tratadas deje de alimentarse, e incluso que se paralice al momento de volar. Para más información visita: http://bit.ly/biorracionales

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares