Productores arrancan la siembra de las primeras 500 hectáreas, de 10 mil que pretenden establecerse en los próximos años en el estado.

LOS MOCHIS, Sinaloa. En el Valle del Carrizo se desarrollará a partir del próximo ciclo de otoño-invierno 2018-2019 un interesante programa para la siembra de las primeras 500 hectáreas con el cultivo del espárrago, afirmó ayer Pedro Esparza López.

El presidente del Comité Municipal Campesino número de 17 señaló que se trata de una opción productiva que suena muy interesante para los productores, pero no sólo de esta importante zona de producción sino también para el resto del cinturón frío del estado, ya que se trata de un cultivo que tradicionalmente tiene una buena demanda comercial y tolera temperaturas por abajo de los 10 grados bajo cero, por lo que se superaría de una vez por todas el eventual riesgo de heladas que cada temporada se presenta por el impacto de bajas temperaturas.

Consideró que definitivamente se trata de una buena opción de producción para los agricultores, ya que el establecimiento del cultivo se haría bajo contrato, donde se les aseguraría la obtención de una justa utilidad con una empresa que se establecerá en este valle y traerá toda la infraestructura necesaria para procesar y exportar el producto directamente hacia los Estados Unidos.

El dirigente campesino señaló que se trata de una buena oportunidad que no se debe desaprovechar porque aparte de que se trata de un cultivo que vendrá a generar empleos, generará divisas que impactarán positivamente en la economía del estado.

Consideró que el cultivo se puede adaptar sin ningún problema a las características de suelo y clima que se presentan, ya que de hecho ya se tienen buenos antecedentes de producción en las diferentes zonas productivas, donde el cultivo se ha venido probando y ha ofrecido muy buenos resultados.

Insistió en que se trata de una buena oportunidad para todo el valle porque esta empresa está muy interesada en alcanzar una superficie de siembra de 10 mil hectáreas.

Sanidad Vegetal

Cuestionado al respecto, Daniel Cervantes, presidente de la Junta Local del Valle del Carrizo, señaló que desde el punto de vista fitosanitario no existe ningún inconveniente para que el cultivo se establezca en este valle, pues se trata de una siembra que se adapta perfectamente a las condiciones de clima y suelo que se presentan en esta zona de producción que limita al norte con el vecino estado de Sonora.

Indicó que quizás el único aspecto que tiene que asegurarse es la disponibilidad del agua.


InfoRural

Categorías: Informativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *