Buscan técnicas para mejorar la producción del chile habanero

 

CHETUMAL, Quintana Roo. Los productores de chile habanero en el Estado, están interesados en mejorar las técnicas de producción del picante para incrementar el volumen, mejorar la calidad y con ello aumentar sus ganancias.

Emilio Alamilla Miss, representante de Invernaderos y Productor de Chile Habanero en la Zona Maya, señaló que continúan buscando mejorar los métodos de producción del picante a fin de tener mejores resultados, debido a que la venta de este producto ha demostrado ser redituable para los productores.

Añadió que el chile habanero está teniendo un gran mercado, no sólo en México, sino a nivel internacional:

“antes el habanero sólo se producía en la Península, sin embargo, actualmente estados del norte del país ya incursionan en la actividad con buenos resultados”.

Destacó que en la Zona Maya, además de trabajar con tecnología, están utilizando material de la región, suplen la infraestructura de invernaderos metálicos por maderas, el acolchado de fibra de coco con tierra y triturados del mismo suelo, con ello, bajaron costos de inversión y la calidad e inocuidad del producto es igual que con la alta tecnología.

Por su parte, Rutilo López López, investigador del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícola y Pecuaria (Inifap), quien realiza trabajos de búsqueda de tecnología que permita cultivar el chile habanero, señaló que el riego por goteo es el método más eficiente para la producción del chile en la región, sobre todo, con los cambios climáticos que se están presentando; a través de este método se suministra el agua, así como los nutrientes que requiere la planta, lo que permite obtener máxima producción y calidad de frutos, además de abaratar costos de producción para que el productor tenga mayores ganancias.

El trabajo de investigación y adecuación de tecnología que realiza el investigador del (Inifap), indica que el cultivo de este picante tendrá una rentabilidad positiva si el productor que la aplique logra obtener un rendimiento promedio de 22 toneladas por hectárea que considerando un precio de 15 pesos por kilogramo, superará por mucho la siembra tradicional a campo abierto donde están expuesto a las condiciones climáticas y daños de plagas.


Nota por:

JUAN RODRÍGUEZ – SIPSE / Novedades Quintana Roo.

Categorías: Economía

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *