Tras un proceso de cata y revisión de los cultivos, cafetaleros locales venderán su producto a diferentes marcas de Nueva York.Lo anterior fue informado por Martín Gordillo Vaca, asesor técnico de las organizaciones de productores de café de especialidad en Colima, quien en entrevista con AFmedios detalló que aún no se especifica la cantidad que comprarán.

“El café de especialidad es un mercado en el cual no se compra un solo grano si antes no es catado por catadores certificados para este mercado. Estamos cerrando las cosechas, los procesos y ellos vienen a catar los cafés para hacer la negociación y empezar a fijar los precios”.

En la cata participaron cafetaleros con cultivos en las zonas de El Remudadero, La Cofradía y Suchitlán en Comala; Quesería en Cuauhtémoc y El Arrayanal y Agua Salada en Minatitlán.

En la evaluación se determina una calificación que va de cero a 100 puntos, los cafés que rebasan los 80 puntos se consideran como especiales. En el caso de los cafés colimotes, obtuvieron puntajes entre 83 y 84 puntos.

“Se buscan con perfiles únicos en tasa, limpios, con cero defectos y de alguna manera les ha gustado mucho el café de Colima, es un café que no lo vas a encontrar en ningún otro lado”.

Gordillo Vaca señala que en el estado de Colima se registran cafés con aromas florales, frutales, ‘amielados’, a frutos rojos y a nueces. Por ser cafés de especialidad, se venden también a un mayor precio, aunque este aún no se determina.

“Nos visitan dos empresas extranjeras de Nueva York, ellos se lo llevan en cereza y allá le dan el tostado de acuerdo a su mercado, cuando lo sirvan a ese tipo de consumidores que pagan esos cafés, ellos puedan degustar un excelente café”.

Se estima que la cosecha 2017, Colima produjo 450 toneladas de café de especialidad.

 


Nota de:

Alejandra Arréchiga – afmedios.com

Categorías: Economía

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *